Siguiendo los conocimientos ancestrales provenientes de sus abuelos, quienes fueron yerbateros y compositores de huesos, Marcela Vera comenzó a dedicarse a las terapias naturales, tales como las limpiezas energéticas, los sahumerios, la cosmética natural, entre otras. Así, nace Terapias Naturales Akapacha Kanang, combinando la profesión de química de Marcela con estas sabidurías milenarias que ha aprendido a lo largo de los años.

Vera busca emprender en el establecimiento de capacitaciones en terapias naturales, donde pueda traspasar sus conocimientos, obtenidos en viajes a diferentes países, a quien busque obtenerlos. Akapacha es una palabra aimara y Kanang un término balines, los cuales juntos significan “espíritus del mundo, hermoso propósito”. “Son técnicas energéticas ancestrales de distintas partes, los cuales he ido recopilando y trayendo, entonces al final son los espíritus del mundo que están acá para hacer una mejor humanidad”, explica Marcela sobre el porqué del nombre.

El objetivo de Vera con la creación de su emprendimiento propio es el de empoderar a las personas con las alternativas naturales, logrando despertar almas y trabajar el crecimiento femenino desde las energías. En un futuro, a Vera le gustaría poder llegar a tener una gran escuela de terapias donde poder enseñarle a una gran cantidad de personas, traspasando sus conocimientos y los de sus ancestros, así trabajando en crear una nueva humanidad.

Marcela fue parte de Warmi, las capacitaciones de Gesproa donde se formó a mujeres en los puntos necesarios para establecer sus propias empresas. “Fue maravilloso, porque ha permitido que vaya completando un poco este sueño. Ha sido una fusión de todo, porque, así como yo ayudo a las mujeres a empoderarse con las energías, ellas a nosotras nos ayudan a empoderarnos en el tema del emprendimiento y lo económico, que también es muy importante para que el crecimiento de la mujer sea integral”, comentó Vera sobre su experiencia junto a Gesproa.