Años después de haber pensado en esta idea, y notando la necesidad general de las personas de un negocio de este rubro, Isnelda Tapia decidió emprender en su propia empresa de servicios de limpieza. Vehículos, tapices, alfombras, sillones, cocinas, etc. Estos son solo algunos de los objetos que pueden ser limpiados por las máquinas de Tapia, quien acude a domicilio si así le acomoda al cliente.

Actualmente, este negocio se encuentra completamente abierto para brindar sus servicios, contando con todas las herramientas necesarias. Para Isnelda, el objetivo de tener su emprendimiento propio es tanto el querer ayudar en su casa con un ingreso monetario, como el de crear una ocupación para ella misma, cubriendo esta necesidad de la clientela. En el futuro, Tapia apunta a poder tener un local establecido al que acudan quienes requieran de sus servicios, además de poder tener un grupo de trabajo y más maquinaria.

Isnelda participó en Warmi, las capacitaciones impartidas por Gesproa donde se les traspaso a mujeres emprendedoras conocimientos sobre manejo y formalización de negocios. “Me aclararon muchas cosas, además de entregarme el impulso para decir que se puede, que uno pueda lograr algo. Lo mejor de todo es que confían en uno, te dan la posibilidad de que uno desarrolle lo que tiene”, expresó Tapia sobre lo aprendido junto a Gesproa.