Después de haber escuchado sobre talleres de repostería que se impartían en una iglesia, y siguiendo su gusto por los dulces, Jacqueline Salinas comenzó a asistir a estos, logrando aprender muchas técnicas y motivándose a buscar nuevas recetas que probar. Sus cercanos comenzaron a reconocer su talento en la pastelería y a pedirle nuevos confites para degustar, cosa que le hizo notar el potencial de negocio que existía en sus creaciones.

Así nace Fresas y Chocolates, emprendimiento en repostería donde Jacqueline ofrece bellas tortas decoradas con fondant, las cuales pueden presentar diseños tan intrincados como un unicornio o personajes infantiles, lo que solicite el cliente. Además, también pueden encargársele panqueques, pies de limón, tartas, y cualquier tipo de dulces para coctel. En un futuro, a Salinas le gustaría establecer una pastelería donde pueda presentar sus productos y llegar a más personas, logrando también tener un equipo contratado que la asista. “Aparte de ganar su platita, se siente bien aportar a la casa y hacer lo que a uno le gusta”, comparte sobre la experiencia de tener su propio negocio.

Jacqueline fue una de las participantes en las capacitaciones Warmi, donde se impartieron cursos sobre el funcionamiento de Servicios Impuestos Internos, networking, uso de redes sociales para publicidad, entre otros puntos útiles para la formalización de una empresa. “Lo encontré muy bueno, porque hay cosas que uno no sabe y aquí le van enseñando. Se va aprendiendo tanto de las asistentes como de quien te está guiando, y las herramientas que nos entregan son muy útiles”, comentó Salinas sobre su vivencia junto a Gesproa.