La ex asistente de párvulos Iris Pinto, de 48 años, encontró en un rubro que no conocía la capacidad de desarrollarse. Hoy se dedica cien por ciento a la venta de uniformes, los cuales consigue desde proveedores chilenos e importando desde el extranjero.

Este emprendimiento nació ya que Iris quería dejar de ser una trabajadora dependiente. Además, poder proveer para ella misma era uno de sus grandes objetivos. Junto con todo esto, una de sus aspiraciones era la de ayudar a los niños más vulnerables facilitándoles uniformes escolares, demostrando en ella una gran labor social.

En la actualidad, Iris mantiene un convenio con un colegio, donde puede patrocinar a alumnos de bajo recursos con la entrega de estas vestimentas. En un futuro, quiere poder abarcar la venta de uniforme de todos los colegios de la zona. Además, busca poder crecer para así crear trabajos y poder contratar más distribuidores. “Estoy en un proceso. Voy en el comienzo, pero invirtiendo voy avanzando”, relata sobre cómo se va desarrollando su negocio propio.

Iris fue parte de la capacitación Warmi para emprendedoras, donde Gesproa les expuso sobre los pasos a seguir en el Servicio de Impuestos Internos, además de traspasarles conocimientos sobre el manejo de redes sociales, marketing, tecnología, networking, oferta y demanda, entre otros. Esto con el objetivo de que manejen las herramientas que necesitan para un buen manejo de sus negocios personales. “Encuentro súper bien como lo desarrollaron, como le proyectaron a las emprendedoras como gestionar. Lo encontré excelente, me gustó mucho”, compartió Pinto sobre su experiencia Warmi.